Transformación Digital

Podcast y reportajes sobre tecnología e innovación para empresas

Trabajar desde casa por culpa del coronavirus. ¿Estoy preparado?

En 2002 apenas el 3% de la población activa de Estados Unidos trabajaba desde casa. En 2020 se está cerca de alcanzar el 6%.  El aumento de la velocidad de las conexiones a internet y la demanda de unos espacios y horarios más flexibles son algunas de las causas de este incremento.  

Se ha cuestionado si el rendimiento y la productividad van a estar comprometidos cuando el trabajador realiza sus tareas desde casa. Hay estudios que demuestran que la productividad aumenta hasta un 13% teletrabajando.

Puede que en Estados Unidos haya una cultura más abierta al teletrabajo, también está habiendo cambios en Europa, pero aquí en Asia, lo de ir a la oficina es sagrado. Pero las cosas puede que cambien a partir de ahora. La crisis del Coronavirus o Covid19, está obligando a que la gente se quede en sus casas durante al menos 2 semanas. Primero ha sido China con las regiones afectadas en Hubei, aunque en Pekín y Shanghái cientos de miles de oficinistas han sido obligados a trabajar desde casa. Algo inédito para ellos, al igual que para sus jefes.  

En Hong Kong, con 80 infectados, el gobierno obligó a las empresas a mandar a sus trabajadores a casa. Al menos tienen que estar teletrabajando hasta el 15 de marzo.

Si estás leyendo esto, por ejemplo, en España, te estarás preguntando si es posible que en las próximas semanas tu empresa te mande a casa trabajar durante 2 semanas. No lo descartes. Pero ¿Están las empresas y los trabajadores preparados para este cambio?

Tengo la experiencia de haber trabajado en oficina durante años y ahora poder trabajar de freelance desde casa o cualquier lado con una conexión a internet. Mi experiencia por lo tanto puede ser diferente para el que lo tenga que hacer por primera vez.  

Listado de consejos básicos para trabajar desde casa

  • Un espacio para trabajar. Es importante tener una mesita y una silla cómodas. Puede que estar sentado un par de horas en el sofá te resulte cómodo, pero piensa que vas a estar igual una media de 8 horas o más sentado. Mi espalda es muy sensible y me gasté casi 200€ en una silla ergonómica usada por los jugadores de videojuegos y streamers. Aunque parezca una frikada, la realidad es que son muy cómodas y están hechas para que puedas pasar horas y horas sentado y tu cuerpo y espalda no se resientan. La diferencia para mi es brutal.  Obviamente para 2 semanas no necesitas comprarte una silla especial, pero intenta estar lo más cómodo posible. Comprar un respaldo o cojín puede ser una pequeña inversión pero que aumente tu comodidad y al final eso se nota en el rendimiento de tu trabajo.
  • Un ordenador. En mi caso portátil. Tengo otro más antiguo que apenas uso, pero en determinados viajes me puede servir si no necesito el principal.  No todo el mundo tiene un portátil o PC en casa, y no siempre la empresa ofrece uno al trabajador.
  • Una tableta con teclado inalámbrico. En mi caso es el Ipad y me resulta muy cómodo de usar por ejemplo en aviones, en reuniones o eventos donde necesito movilidad.  En casa me sirve sobre todo para recibir notificaciones del mail que no tengo configuradas en el portátil ni en el smartphone.
  • El Smartphone. Lo tengo en silencio. Seguro que tienes muchos grupos de whatsapp pero la inmensa mayoría no son importantes como para estar mirándolo todo el rato. Tienes la opción de silenciar determinados grupos y dejar las notificaciones activadas de tu familia, por ejemplo, por si hay alguna urgencia. Y es que, aunque no nos demos cuenta, hay tal dependencia de whatsapp que ya apenas se llama por teléfono o se olvida que se pueden mandar SMS en el caso de que el servicio no funcione.  Otra medida es activar Whatsapp Web en el navegador. En el caso de que tengas que leer o escribir algo, lo harás mucho más rápido.
  • Hay gente como el CEO de Twitter, Jack Dorsey que asegura que dirige la compañía y realiza todas sus tareas desde su smartphone. “No tengo ni Ipad ni portátil”, asegura Dorsey.  Añade que solo usa una app al mismo tiempo.  “Me puedo concentrar en lo que está enfrente de mi en lugar de todo lo que viene hacía mí como lo haría con una computadora”.
  • Explicar al resto de miembros en el hogar, ya sea familia o compañeros de piso de que estás trabajando. Esto que parece obvio no lo es, porque no todo el mundo tiene la misma experiencia de trabajo. En tu oficina si te interrumpe un compañero es posible que sea para comentar lo que hizo el equipo de fútbol de turno, pero es más probable que la interrupción sea para una consulta de trabajo. En casa, tu pareja u otra persona te puede interrumpir para una cosa trivial, sin mala intención, pero es mejor explicar tu método de trabajo para evitar posibles roces.
  • La situación cambia cuando tenemos niños en casa.  Una de las ventajas de estar teletrabajando es pasar más tiempo con tu familia, pero al mismo tiempo, puede ser un contratiempo. Los niños pequeños puede que no entiendan muy bien porque sus progenitores están en casa con ellos, y lo que quieran es jugar todo el rato. A veces hay que adaptarse a sus horarios. Por ejemplo, en Hong Kong, se da el caso de que tanto padres e hijos tienen que estar en casa. No hay colegio. Muchos tienen la suerte de tener una asistenta, algo bastante común en Hong Kong, pero aún así, los chavales sabiendo que están papá o mamá en casa, van a demandar su atención. Cada casa es distinta. Hay padres que aprovechan las siestas de sus hijos para hacer teleconferencias o videollamadas.  Lo principal es hacerles entender la situación y puede que estén contentos jugando alrededor solo con estar cerca de sus padres.
  • Igualmente, el hecho de que estés más accesible para otras personas puede desembocar en llamadas o visitas. Hazles saber tu horario.
  • Cuando estuve trabajando para una compañía de Blockchain, mi oficina era mi casa o donde quiera que fuera. Una herramienta de comunicación con los otros compañeros de la empresa y con clientes era Telegram. La app es de gran utilidad para tener conversaciones rápidas con gente y te evita perder el tiempo con emails. El problema es que algunos creen que tienes disponibilidad 24 horas y si no contestas a un mensaje se ponen nerviosos. Con los emails parece que es distinto, si no respondes al momento no suele pasar nada. Con Telegram el problema era que teníamos tantos grupos y diferentes conversaciones que a veces podías perder información prioritaria. Para grupos de trabajo recomiendo Slack. Es más profesional y se puede gestionar mejor los grupos y tareas.
  • Trabajar desde casa hace que se pierda el contacto cara a cara. Si tienes una llamada con un cliente o una reunión que de otra manera sería presencial, intentar usar videollamada. Hay gente que no le gusta usar la cámara del ordenador. Desde una invasión de la privacidad, no les gusta como se ven en la imagen, o el hecho de estar presentables cuando en casa, por así decirlo se puede estar más cómodo con otro tipo de ropa. Si solo tienes un par de videoconferencias, con ponerte la parte de arriba, la camisa o la chaqueta, ya vale. Mira por ejemplo esta presentadora de la cadena Bloomberg como está haciendo los directos desde su casa estos días en Hong Kong.
  • Si tienes la mala suerte de sufrir ruidos ya sea de obras, de la gente en tu casa o de otro tipo, te recomiendo que uses unos auriculares con cancelación de ruido. Si puedes trabajar oyendo música, pues mucho mejor, pero si necesitas silencio solo te queda usar unos tapones para los oídos. Además si tienes llamadas constantemente, son la mejor solución para poder hablar incluso tengas ruidos a tu alrededor, ni tú ni tu interlocutor seréis molestados. En mi caso en Hong Kong tengo la mala suerte de tener obras muy ruidosas de mis vecinos y de un edificio adyacente. He tenido que comprarme unos auriculares para filtrar el ruido exterior.

Uno de los miedos que tiene el trabajador es que su trabajo no se vea valorado si está en casa. En la oficina el jefe te está viendo y puedes reportarle cara a cara. También es cierto que calentar la silla es un deporte internacional. Quedarse más tiempo solo porque lo hacen otros compañeros y tu jefe es una cosa habitual en Asia. Teletrabajando la cosa cambia, porque tu jefe no sabe si a las 7 de la tarde estás viendo una serie en Netflix tomando una cerveza mientras de vez en cuando echas un vistazo al correo electrónico o estás sentado en tu silla mandando mensajes a compañeros y mails no importantes solo para dar la sensación de que estás trabajando. Lo cierto es que no todas las empresas tienen unas herramientas de reporte iguales. Ahí ya depende de cada mánager como gestionar su grupo.

En cuanto a las pausas de trabajo, como he dicho antes, trabajar desde casa incrementa la productividad porque se pierde menos el tiempo. Por experiencia cuando trabajaba desde casa para Vodafone, (eran excepciones) no perdía tiempo en ir a la oficina. En mi caso el coche 40 minutos ida y otros 40 vuelta. Si tomaba el transporte público no bajaba de la hora cada trayecto. Luego a la hora de la comida, evitaba en lo posible comer con compañeros porque querían estar la hora entera charlando. En mi caso supone una perdida de tiempo, y en 20-30 minutos puedo terminar el almuerzo y seguir trabajando. Cuando he estado trabajando en Australia en coworking spaces, muchos comían algo enfrente de sus computadoras. No es algo que me guste mucho, comer en mi puesto de trabajo. Si estoy en casa a veces lo hago, pero intento hacerlo en una mesa diferente, es un momento para desconectar, aunque sea breve.  Trabajando desde casa facilita que podamos dormir más tiempo, algo fundamental. En mi caso este suele ser mi horario:

  • Levantarme de manera natural antes de las 8 de la mañana. Lo cierto es que mi pareja tiene que ir a la oficina y me despierto con ella, aunque a veces trabaja desde casa.
  • Desayunar.
  • Leer noticias, twitter, mails, WhatsApp. En mi caso, tengo muchos por la diferencia de hora con España.
  • Entre las 12 y la 1 del mediodía intento comer. A veces se me va al horario español, pero no me gusta comer tan tarde.
  • La merienda depende de si como pronto o si ceno tarde.
  • Cenar entre las 6 y las 8. A veces es más tarde, aunque al igual que la comida, no me gusta llegar a las 9-10 sin cenar.
  • Al no depender de la TV tradicional, no necesito ver nada en directo. Puedo elegir jugar a un videojuego, nosotros solemos jugar a juegos de mesa o si hay algo interesante en Netflix o VOD, ver una serie o película. Depende de la hora que es, decidimos. Si ya son las 10 no ponemos algo que dure más de 1 hora.
  • Irte a la cama entre las 10:30 y 11. A veces es más tarde, pero estar dormido antes de las 12 nos da una media de 8 horas de sueño según las apps de sueño que usamos.
  • El fin de semana en nuestro caso no supone siempre cambiar de horario. Puedo estar más inspirado para escribir o grabar algo un domingo que un lunes.  Cuando estaba en la empresa de Blockchain muchas veces tenía conferencias y eventos los fines de semana, por lo que no tenía sensación de si era lunes o sábado.  A veces un martes no tenía reuniones y podía perder el día haciendo otras cosas que normalmente haría un sábado o domingo.

¿Cómo está afectando trabajar desde casa en Hong Kong? Hemos hablado con amigos y compañeros y esto es lo que nos han contado.

  • Hay gente que no les gusta estar en casa y echan de menos las relaciones con los compañeros y compañeras de trabajo.  En casa se sienten aislados y se sienten desconectados de lo que pasa en el puesto de trabajo. Con el tiempo lo han llevado mejor, aunque echan de menos volver a la oficina.
  • Otros tienen que lidiar con niños en casa. En Hong Kong las casas por norma son pequeñas y no hay mucho espacio. Imagina un matrimonio, los dos tienen que trabajar en el mismo horario y el niño correteando por la casa. Una pareja de profesores universitarios tiene que dar las clases online usando la herramienta Zoom. En general aprecian poder estar más tiempo con sus hijos, pueden ayudarles con los deberes, pero no siempre están exentos de momentos de tensión.
  • Una amiga cuenta que no es una persona acostumbrada a estar en casa, pero durante estas semanas sus mascotas están más contentas y ha aprendido a lidiar con los horarios de sus hijos. Ellos ahora también que estar en cuarentena en casa atendiendo a clases online y se tienen que coordinar todos. Por último, el tiempo que usaba para desplazarse al trabajo lo está reinvirtiendo en bienestar. Yoga a la mañana y ejercicios con una aplicación fitness.

Una vez que pase la crisis del coronavirus esperamos poder ver una mayor flexibilidad de las empresas en Asia y otras partes del mundo con sus empleados. Si la productividad aumenta y los trabajadores mejoran su calidad de vida, pasando más y mejor tiempo con su familia, no sería de extrañar poder tener por ejemplo al menos un día a la semana de teletrabajo por contrato.

Puedes contactarnos en contacto@terraformingmedia.co. Si te gusta este proyecto, puedes colaborar suscribiéndote a nuestro patreon. De esta manera nos ayudas a mejorar y aumentar la creación de contenido. Puedes hacer tu donación aquí:

2 comments on “Trabajar desde casa por culpa del coronavirus. ¿Estoy preparado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *