Destino Hong Kong

Noticias,podcast, guías y curiosidades de la ex colonia Británica. Hong Kong es una ciudad única en el mundo.  

Tras la aplastante derrota en las elecciones, el gobierno de Hong Kong no cede a las 5 demandas

Tras 6 meses de protestas, violencia y una ciudad en recesión, se esperaba con mucha expectación las elecciones al distrito del pasado domingo.  Las 2 últimas semanas habían sido especialmente violentas en Hong Kong después de que un manifestante perdiera la vida tras caer por un parking huyendo de la policía.  De los habituales intercambios de gas lacrimógeno y cocktails molotov entre radicales y antidisturbios, el conflicto se agrava cuando muchos estudiantes deciden tomar las universidades.  Los estudiantes bloquean las salidas y se quedan encerrados dentro. Los diferentes centros educativos deciden por seguridad suspender las clases hasta el próximo semestre.

Algunos profesores nos han contado en exclusiva a Terraforming Media que la Universidad donde trabajan se ha visto desbordada y no han dado una respuesta adecuada. Tanto estudiantes que están pagando por sus estudios como los docentes se han visto perjudicados. Nos cuentan que han tenido que preparar las clases online, pero por ejemplo algunos estudiantes que se habían ido a China no pueden acceder a la plataforma online debido al cortafuegos. Sin posibilidad de hacer un examen presencial, la universidad ha decidido dar aprobar a toda clase, pero sin nota. Podrán hacer el examen online en su casa e incluso si lo desean podrán desmatricularse el semestre que viene.

Continuando con las protestas, la universidad donde ha estado el centro de atención ha sido la Politécnica. Todo comienza cuando la policía lanza gases lacrimógenos desde el exterior al patio. Las imágenes corren por todas las redes sociales y medios. Políticos y activistas condenan la acción de la policía. Los estudiantes deciden tomar la universidad como si del fuerte El Alamo se tratara. Armados con arcos y flechas, cocktails molotovs pasan la noche en el interior. Apenas unos pocos periodistas pueden entrar. Al día siguiente, una impresionante cadena humana se forma cerca de la universidad para hacerles llegar provisiones y queroseno. Varios políticos pro democracia intentan mediar y consiguen que salgan los más jóvenes. Muchos de ellos son detenidos o identificados por la policía.

Las cosas se calman un poco a 4 días de las elecciones. Hay una especia de tregua, aunque hoy varias decenas de chavales siguen en la politécnica escondidos.

Las elecciones al distrito sirven para elegir a una especie de concejales de barrio que tienen muy poco poder, más allá de revisar los horarios de recogida de basuras, licencias de negocios o la política de mascotas. En una ciudad donde apenas hay elecciones por sufragio universal y al líder lo elige un comité de 1200 personas, estas elecciones se veían como un plebiscito al gobierno, una especie de referéndum para saber realmente lo que opinan los ciudadanos de la situación.

Ciudadanos haciendo cola para ir a votar con los antidisturbios vigilando. Foto: Terraforming Media

Las encuestas pronosticaban un aumento de escaños por parte de los partidos demócratas y un retroceso de los partidarios de Pekín y el gobierno local. Tras un excepcional ejemplo de democracia y civismo, más del 70% de los llamados al censo depositaron su voto. Desde las 7:30 de la mañana ya había colas para votar. Los colegios se cerraron a las 10:30 de la noche.

Se elegían 452 representantes entre un total de 18 distritos que tiene Hong Kong.  Los resultados se conocieron de madrugada y el lunes la ciudad celebraba la aplastante victoria de los partidos pro democracia y la vergonzosa derrota de los partidarios de Pekín. 

Pro-Democracia: 388 escaños

Pro-Pekín: 62 escaños

El champán corría por las calles de Hong Kong celebrando la victoria, la ciudad parece que poco a poco volvía a la normalidad, pero sobre todo se esperaba la reacción del gobierno y de Pekin. Por desgracia la respuesta de la jefa del ejecutivo Carrie Lam ha sido decepcionante. En una rueda de prensa dijo entre otras cosas que entiende que hay una desafección de los ciudadanos al gobierno y que están dispuestos a escuchar y mejorar. Al mismo tiempo dijo que la violencia tiene que parar y que no piensa hacer ninguna concesión en relación con las 5 demandas.  Hace 5 meses cuando comenzaron las protestas y más de 3 millones de personas salieron a las calles, Carrie Lam dijo cosas parecidas. En todo este tiempo, ha derogado tarde y mal la famosa ley de extradición, pero ha dejado en el alto la creación de una investigación independiente de los excesos de algún policía y abrir la posibilidad de que haya sufragio universal para elegir al jefe/a del ejecutivo. Mucho nos tememos que este fin de semana la calma termine y de nuevo tengamos enfrentamientos en las calles. 

El candidato demócrata en la isla de Cheung Chau ganó a los pro-Pekín. Foto: Terraforming Media

Con todo, un 40% ha votado a partidos independientes o pro-pekín lo que pone de manifiesto un porcentaje muy alto que apoya al gobierno, aunque no necesariamente todas sus políticas. Conozco gente que por ejemplo ha votado al candidato demócrata de su distrito por razones diferentes a las 5 demandas.  Es cierto que hay una mayoría que de la población que no está contenta con Carrie Lam, pero no todos apoyan las protestas violentas.  La famosa mayoría silenciosa ha votado en mayoría a la democracia, no necesariamente a que los violentos sigan haciendo de las suyas.  Sería un error que violencia continuara, pero al mismo tiempo la desesperación y la impotencia puede ir en aumento en unos jóvenes que no tienen nada que perder. Parece que ni las protestas pacíficas masivas, ni las minoritarias violentas ni unas elecciones democráticas con un resultado contundente hacen mover lo más mínimo al gobierno de Hong Kong.

Y mientras tanto, ¿Qué dice el Partido Comunista? Pues China no está acostumbrada a las elecciones donde un único partido gobierna todo y los representantes se eligen mediante votaciones internas de miembros del partido. De momento han dicho que Hong Kong es parte de China y que las elecciones no cambian nada. Nadie está poniendo en duda 1 país 2 sistemas, pero es cierto que el gobierno local no está gestionando bien la crisis y eso lo saben bien en Pekín.  De momento han creado un gabinete de crisis para monitorizar la situación en Hong Kong desde ShenZhen.  Dentro del partido no todos piensan igual y alguien ha filtrado al New York Times y otros periódicos diferentes documentos y discursos que ponen de manifiesto la política de represión que el partido comunista está llevando contra  los Uighurs,  la minoría musulmana en la región de  Xinjiang.

Donald Trump, está en los últimos pasos de su negociación con China en la guerra comercial y poco parece importarle lo que pasa en Hong Kong (aunque dice que, gracias a él, China no ha mandado al ejército) y en el resto de China.

El acta pro-derechos humanos para Hong Kong ha sido ampliamente votada por el congreso y senado en Washington, solo falta la firma (o veto) del presidente norteamericano.  Aunque casi testimonial, de convertirse en ley obligaría a los Estados Unidos ha realizar una auditoría anual en Hong Kong para verificar que siguen siendo una entidad comercial y política independiente de China.

Para Hong Kong, lo mejor es que tenga paciencia. El año que viene son las elecciones al parlamento, esas si son importantes pues de conseguirse una gran victoria, se podría pasar a tener una ligera mayoría de representantes prodemocracia frente a los pro-establishment. De suceder, Carrie Lam y su gobierno no tendrán tanta facilidad para aplicar sus políticas y tendrán que estar más abiertos a negociar. De igual manera los políticos de la oposición tienen que salir de esa especie de radicalismo de no querer negociar con su rival y ser más abiertos. Hay que recordar que los gobernantes no votan solo para sus electores sino para toda la población. Durante los próximos meses la palabra tiene que tener más protagonismo que la violencia. Hong Kong no solo tiene 5 problemas (las 5 demandas), tiene muchas cosas que mejorar y la oposición tiene que demostrar que tiene ideas y capacidad de hacer cambiar las cosas. Las sesiones en el parlamento no pueden ser un gallinero y solo cortar la palabra al que no piensa como tú.

En la calle, se puede ver como la ciudad quiere volver a la normalidad. Se puede ver en el ambiente. El sábado había más gente comprando, en los restaurantes, paseando, sabiendo que al menos durante las siguientes 48 horas no iba a ver protestas. Con todo se nota que hay muchos menos turistas que hace meses. Tiendas cerradas, restaurantes a medio gas. Es fácil reservar ahora en muchos sitios o no tienes que hacer cola.

Hoy es miércoles y hay concentraciones preparadas para los próximos días. Tras la respuesta del gobierno somos muy pesimistas y la situación puede volverse aún peor.  Si nos dejan aquí estaremos para contarlo.

Terraforming Media es un proyecto independiente sin publicidad. Si te gusta lo que hacemos puedes hacernos una donación en nuestro patreon, paypal o cuenta de Bitcoin.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *