Destino Hong Kong

Noticias,podcast, guías y curiosidades de la ex colonia Británica. Hong Kong es una ciudad única en el mundo.  

Opinión: Hong Kong en recesión. Las protestas también

Entramos en el quinto mes consecutivo de protestas en Hong Kong. Ayer noche de Halloween y hoy día de difuntos, la ciudad está peor que cuando empezaron las protestas, a pesar de que la ley de Extradición por fin ha sido eliminada oficialmente en el parlamento.

Ayer varios medios económicos como el WSJ informaban de que Hong Kong ha entrado en recesión. La economía ha caído un 3.2% en el tercer trimestre del 2019. Los expertos dicen que es la peor crisis económica desde la que hubo hace más de 1 década.

La caída de turistas, una de las fuentes de ingresos de la ciudad ha repercutido negativamente, especialmente de visitantes de la vecina China. Se estima que el turismo chino ha bajado más de un 50% comparado con el año anterior. El turismo internacional también ha bajado. Esto afecta al sector de la hostelería y los comercios.  Los hoteles han tenido que bajar los precios para tener un índice de ocupación decente, aun así, es más bajo que otros años.  Bares y restaurantes también notan la falta de clientes, por un lado, de turistas y por otro de los propios locales que prefieren quedarse en casa antes de exponerse al peligro de estar en medio de la policía cuando lanza gases lacrimógenos y algunos manifestantes radicales. Lo comercios sufren por partida doble, menos clientes y la presión de las protestas radicales que están tomando como objetivos marcas con lazos en China o que sus dueños se han posicionado del lado del gobierno de Hong Kong.

Supermercados, librerías, tiendas de móviles como Xiaomi o la cadena Starbucks han sido vandalizadas por los radicales.  Estos ataques junto a los sabotajes a las estaciones de metro no han gustado a parte de la sociedad de Hong Kong, que ya ha demostrado que se puede protestar pacíficamente en numerosas ocasiones, saliendo hasta 2 millones de personas a las calles.

A punto de cumplirse un mes de la ley especial anti mascaras lo cierto es que las protestas han bajado en intensidad y en afluencia. Ha coincidido con el fin de la ley de extradición, la demanda con la que comenzó todo y aunque luego se añadieron otras 4 en contra de la policía y demandando sufragio universal, lo cierto es que las últimas protestas pacíficas no han llegado ni de lejos a los números de las 2 protestas en julio.

Una vez reanudada la actividad parlamentaria es turno de los pocos políticos pro-democracia trabajar y presionar por tener sufragio universal y mejorar la vida de los ciudadanos de Hong Kong. Terraforming Media estuvo en el edificio del parlamento el día que reanudó el curso político y por desgracia hubo pocos avances.  Varios parlamentarios fueron expulsados del hemiciclo tras interrumpir a Carrie Lam, la cual tuvo que dar el discurso de las políticas anuales por televisión, algo inédito. Es lógico que haya criticas y presión a la jefa del ejecutivo, pero mientras ella esté en el cargo es el único interlocutor que la oposición tiene. En todas las democracias los partidos de diferentes ideologías se reúnen, aunque luego discrepen en todo. Hong Kong no es una democracia completa. Solo se elige al 40% del parlamento en elecciones libres. A la jefa del ejecutivo lo elige el partido Comunista y un comité de personas de diferentes sectores.  Incluso aunque Carrie Lam dimita, Pekín habla de poner un gobierno interino que seguramente no mejore mucho la situación.

En la calle, la violencia tampoco puede ser la solución. Tenemos vigilantes y justicieros que deciden quien es inocente y quien es culpable. Al culpable no se le hace un juicio justo, se le pega una paliza. Es cierto que hay criminales de las triadas y ciudadanos pro china que están también usando la violencia contra civiles, pero detenerles y juzgarles no es labor de los ciudadanos de Hong Kong. Los ciudadanos de Hong Kong tienen que protestar para que haya democracia y la separación de poderes funcione. Presunción de inocencia y juicio justo. Esos supuestamente son los valores en las democracias modernas, y Hong Kong a pesar de no ser una democracia, tiene una cierta separación de poderes y una constitución que es la que ha permitido que sea considerada un sitio legítimo por millones de personas, inversores y trabajadores que han decidido establecerse en Hong Kong y no en China.

Nuestra impresión es que, tras 5 meses, hay un cierto cansancio por parte de la sociedad. La principal demanda que es el sufragio universal ha pasado a un segundo o tercer plano sobrepasada por las demandas en contra de la policía. Pedir una investigación policial es coherente y debe hacerse, pero pedir la liberación o condonación de los que han infringido la ley es algo que no va a ocurrir. En vez de relajarse, el gobierno de Hong Kong está atacando con nuevas leyes más restrictivas. La ley anti-máscaras es lo más “suave” que pueden hacer. Censurar Internet o mandar al ejercito de liberación son medidas todavía más drásticas que por suerte no se han tomado, pero que el gobierno de Carrie Lam las tomará si lo creen conveniente o si el Partido Comunista les obliga.  

Hong Kong no se va a resignar a su destino de formar parte de China al 100% en 2047. Puede que tenga apoyo internacional, aunque lo dudo mucho, en especial por parte de los Estados Unidos, que tiene pendiente aprobar el acta de los Derechos Humanos. A falta de aprobarse por el senado, de hacerse, todos los años harían un informe de calidad que ya veríamos que consecuencias trae. Si el informe no es favorable Estados Unidos puede poner sanciones o endurecer las condiciones a la región, algo que podría perjudicar a negocios e inversiones en Hong Kong.  Veremos que pasa, pero creo que es más una maniobra política del partido demócrata ante las elecciones presidenciales del 2020.  Trump por su parte querrá hacer todo lo posible por poner fin a la guerra comercial en China, una reunión entre ambos líderes es posible antes de fin de año y puede que Hong Kong esté en la negociación.

Si el movimiento en la calle no tiene líderes, es momento de que los políticos recojan no solo las 5 demandas sino muchas otras que son necesarias para que Hong Kong siga siendo un destino único. No es fácil, especialmente si se prohíbe a políticos presentarse a las elecciones del distrito como ha pasado a Joshua Wong. El carismático activista no podrá ir a los comicios porque según el comité electoral, su programa vulnera la ley básica en lo relacionado a la estabilidad y la soberanía de China, así como la negación al derecho de autodeterminación.

La imagen de China tampoco es que esté muy bien. Cada vez hay más medios y mas políticos que están exigiendo al gigante asiático compromisos con los Derechos Humanos y la democracia. Los recientes escándalos con la NBA, Blizzard o South Park han sacado a relucir que el dinero no lo es todo y que los consumidores aprecian las marcas que tienen valores sobre la democracia y la libertad de expresión, algo que no hay en China. 

Antes de terminar un apunte. En Hong Kong no es el único sitio donde hay protestas. Chile o España (Cataluña) han sido protagonistas de enfrentamientos con la policía. Cada conflicto es diferente y no se pueden comparar, aunque unos a otros se copien las tácticas, los motivos y el contexto no son lo mismo. Nos ha parecido muy poco profesional ver a periodistas de medios internacionales usar las redes sociales para lanzar desinformación sin verificar de lo que pasa en otras partes con el solo motivo de tener likes y simpatía por cierta audiencia.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *