Destino Hong Kong

Noticias,podcast, guías y curiosidades de la ex colonia Británica. Hong Kong es una ciudad única en el mundo.  

Catalunya es una democracia, Hong Kong no. Diferencias entre los 2 conflictos

Estos días estoy leyendo varios tuits de periodistas internacionales cubriendo las protestas de Hong Kong, tuiteando lo que está pasando en Cataluña dando a entender que en los 2 sitios se esta luchando y protestando por lo mismo.  Otros dicen que son situaciones parecidas. La realidad es que la mayoría de estos periodistas y otros simplemente desconocen totalmente lo que pasa en Cataluña.

En este post voy a intentar explicar de manera sencilla las diferencias básicas entre los 2 conflictos, aunque ya he hablado largo y tendido de lo que pasa en Destino Hong Kong, explicaré de nuevo cual es el origen de las protestas en la ciudad asiática.

El origen de las protestas en Hong Kong

Hong Kong ha sido una colonia del Reino Unido durante 156 años. Desde 1842 hasta 1997. En 1997, El Reino Unido cede a China Hong Kong a cambio de que la región mantenga un estatus independiente. El principio llamado “1 país, 2 sistemas”. Hong Kong desde 1997 tiene una moneda propia, un gobierno propio, un parlamento, un sistema judicial independiente, un mercado de valores, una economía de libre mercado, una constitución o llamada Ley básica, sus propios impuestos, su propia policía, frontera, hospitales, colegios y universidades, incluso un pasaporte. Todas estas ventajas se deben mantener al menos hasta 2047, fecha en la que termina el acuerdo de cesión entre el Reino Unido y China. A partir de 2047 si Hong Kong no negocia otra cosa, formará parte de China.

El problema es que a pesar de tener una constitución y un artículo que dice que Hong Kong podrá elegir a su líder mediante el sufragio universal, esto no ha ocurrido hasta la fecha. Hay libertad de partidos y estos pueden concurrir a las elecciones al parlamento, pero solo un 40% de los sillones son elegidos por los ciudadanos. Resultado, el parlamento está dominado por el partido Pro-Pekín, afín al partido Comunista.

Al jefe del ejecutivo lo elige un comité de 1200 personas y no los ciudadanos de Hong Kong. En 2014, China propone que en Hong Kong tengan sufragio universal pero solo si votan entre 3 candidatos elegidos a dedo por el partido comunista. Esto desembocó en la famosa revolución de los paraguas en 2014. Los ciudadanos de Hong Kong quieren votar a su líder, pero tiene que ser al igual que en otros países entre los partidos más votados. Eso no se cumple y a pesar de las protestas, nada cambia. El comité de 1200 sigue teniendo más poder que los 7 millones de habitantes de la ciudad.

Este año, Carrie Lam la jefa de ejecutivo, anuncia una modificación en la ley de extradición, lo que supondría que cualquier fugitivo o acusado que viva en Hong Kong pueda ser extraditado a China y ser juzgado allí sin las garantías procesales que tiene el sistema judicial de Hong Kong.

Esto ha sido el origen de las famosas protestas con las que llevamos ya casi 5 meses. A parte de demandar el fin de la ley de extradición, se pide que se aplique el Sufragio Universal para que Hong Kong pueda ser una verdadera democracia. Durante las primeras protestas hubo enfrentamientos con la policía que han ido en aumento con numerosos detenidos. Otras demandas exigen liberación de los detenidos e investigación de alguna de las actuaciones de la policía.

España y Cataluña, democracias con elecciones cada 4 años

Ahora vamos a Cataluña. Desde 1978 España tiene una democracia y una constitución. En España se vota cada 4 años a los alcaldes, al presidente del gobierno y a los presidentes de las comunidades autónomas. Podemos afirmar sin lugar a duda que en España hay democracia.

Cataluña que es una región próspera que forma parte de España al igual que otras 16, tiene un parlamento y unas competencias en educación, sanidad, cultura, vivienda, policía y unas ventajas fiscales.  Desde mediados del Siglo XIX y principios del Siglo XX crece una corriente nacionalista e independentista que tuvo su punto álgido durante la fallida proclamación del Estado Catalán el 6 de octubre de 1934.

Una vez entrada la democracia, la Constitución Española de 1978 es muy clara al respecto y no recoge el derecho de una región o comunidad autónoma a independizarse. Igualmente, en el tratado de la Unión Europea no se recoge ese derecho.

El derecho de autodeterminación no aplica en Europa

El derecho internacional dice que solo es posible el derecho de autodeterminación en casos especiales donde la región ha sido una colonia y además ha formado parte de otra entidad no democrática, en guerra o donde se vulneren los derechos humanos. En ningún caso se puede aplicar eso a Cataluña.

Por lo tanto, la única forma de que Cataluña pueda ser independiente es reformando la Constitución Española, que, si es posible hacerlo, pero requiere de mayorías en 2 parlamentos diferentes y ratificación por referéndum. Algo difícil cuando una mayoría de españoles votan a partidos que están a favor de la Constitución.

Por lo tanto, en Cataluña hay democracia, todos los derechos y libertades están a disposición de los catalanes, los cuales viven muy bien en gran medida a que forman parte de España.  

Lo que hace un sector de los políticos catalanes es intentar saltarse la ley para proclamar la independencia. Estos han sido juzgados con todas las garantías y finalmente han sido condenados a diferentes años de cárcel. Obviamente los perjudicados y sus simpatizantes no están contentos con la sentencia, pero ningún condenado lo está. Otra cosa muy distinta es decir que el juicio está viciado o que la sentencia podría haber sido otra. Pueden recurrir al Tribunal de Estrasburgo.

Ante la sentencia, el presidente de Cataluña Torra por omisión y una organización llamada Tsunamic Democrátic organiza protestas violentas copiando algunas de las técnicas de los manifestantes  más radicales de Hong Kong, como ir al aeropuerto, cometer actos vandálicos, pegar fuego e incluso violencia entre los propios vecinos pegándose unos a otros.

Puede que esas sean las únicas similitudes entre Hong Kong y Cataluña, que estos últimos copian lo que pasa en la ciudad asiática, pero el origen del conflicto y el fin es totalmente diferente.

China es una dictadura gobernada por el partido Comunista. España tiene elecciones

En Hong Kong no hay democracia y no se puede comparar tampoco al gobierno Comunista Chino con el gobierno español, o incluso al gobierno de Hong Kong con el Español. El gobierno de España está legitimado por las urnas, al igual que el de Cataluña, mientras que en Hong Kong gobiernan unos burócratas elegidos a dedo por la dictadura China comandada por el Partido Comunista.

No se puede decir que en Cataluña no hay democracia o no hay libertad. Se puede estar en contra o a favor de la independencia, nadie discute eso, pero hay cauces para llevarla a cabo. Saltarse la ley no es el mejor camino.

En Hong Kong salieron a la calle 3 millones de personas y aun así el gobierno no hizo nada. No quieren que haya elecciones porque temen que entonces gobierne un partido no afín al partido Comunista, mientras que en Cataluña pueden votar cada 4 años y tener alternancia si es que los ciudadanos lo desean.

En la era de las redes sociales e internet hay que tener cuidado e informarse muy bien antes de retuitear un conflicto a miles de KM del que no conoces nada.  Especialmente los periodistas que en mi opinión hacen el ridículo y su profesionalidad queda en entredicho cuando se lanzan a comentar sin tener ni idea algo sobre España y Cataluña.

Lo mismo pasa en España sobre Hong Kong. He leído artículos con graves errores sobre lo que pasa aquí, diciendo que es una lucha por la independencia, que el ejercito está actuando y otros errores.

En Hong Kong no se protesta por la independencia, aunque hay un sector que está a favor de ella, pero la mayoría quiere mantener el principio 1 país, 2 sistemas. Aquí se quiere poder votar, se quiere que la policía sea investigada si es que han cometido alguna irregularidad durante sus actuaciones, no se quiere que China meta las narices antes de 2047.

La violencia no es el camino. Saltarse la ley tampoco

Para terminar, aclarar que estoy en contra del uso de la violencia. No apruebo que los radicales en Hong Kong destrocen el metro y rompan comercios o incluso peguen a otros ciudadanos solo por discrepar. Tomarse la justicia por su mano al final se convierte en una anarquía. La policía de Hong Kong tiene que hacer un esfuerzo y también proteger a los ciudadanos de los muchos ataques por parte de triadas y locos que están pegando palizas de muerte especialmente a políticos y activistas.

De igual manera me parece ridículo y totalmente demencial que en Cataluña en vez de protestar pacíficamente en contra de una sentencia que realmente solo afecta a los acusados y no a la vida de los catalanes, usen la violencia y además copiando malamente lo que hacen en Hong Kong.  

Hong Kong tiene en su constitución un Derecho al sufragio Universal, un derecho a la democracia, pero no se cumple.

 En Cataluña ya tienen ese derecho y lo llevan aplicando durante más de 40 años. Al igual que en España, uno de los mejores países para vivir y donde más libertad hay.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *